viernes, 24 de octubre de 2008

En el espejo...

Busco en mis ojos una razón. Algo que me ayude a seguir adelante. Algo que me de fuerzas para luchar. No quiero rendirme. No quiero dejar que me pisen.

Pero…

No encuentro nada. Se han vuelto débiles. No les quedan fuerzas. Ni motivos por los que luchar. Mis ojos están vacíos. No reflejan mi alma. Ya no reflejan nada.

Poco a poco noto como se me nubla la vista, apenas puedo ver mi reflejo en el espejo. Es entonces cuando siento como una lágrima cae por mi mejilla.

Me decido a hacerlo.

Extiendo el brazo izquierdo sobre el lavabo mientras con el derecho acerco la cuchilla a mis venas. Siento como las atraviesa dejando caer la sangre por mi muñeca hasta los dedos.

Las lágrimas no cesan.

Cada vez cae mas sangre en el lavabo.

Al fin empiezo a marearme hasta caer al suelo inconsciente.

Ahí termina mi historia.

Entre lágrimas.

Desangrada.

Muerta.

No hay comentarios: